Cuando mis clientes me encargan un dibujo, lo que están comprando es una obra original, hecha completamente a mano y especialmente pensada y realizada para ellos. Los que confían en mí valoran eso y yo agradezco muchísimo la  confianza que depositan en mí, porque todos los trabajos, sin excepción, tienen detrás una enorme ilusión por parte de quien me lo pide.

Mis clientes tratan con tanto cariño mi trabajo, que hoy quiero enseñaros qué hacen con los dibujos una vez los tienen en sus manos.

Vicky, de Maria Ve Fotografía, me pidió un retrato familiar. Días después de tenerlo en sus manos, me regaló esta preciosas fotos de mi trabajo enmarcado, en su casa.

Carmen y Carlos tienen  la acuarela de la radio antigua que hice para sus invitaciones de boda en un lugar preferente.

Erika y Gonzalo me pidieron esta acuarela para regalar a unos amigos muy queridos por su boda. Enmarcada con todo cariño, ya está en la casa de la nueva pareja

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *